Carboxiterapia: terapia con dióxido de carbono

La carboxiterapia es un tratamiento que se basa en la aplicación de dióxido de carbono de forma subcutánea, en los tejidos afectados. La carboxiterapia aumenta el flujo de la sangre oxigenada, aumentando la formación de colágeno, y mejorando los problemas estéticos, además de mejorar las insuficiencias vasculares diversas. Este tratamiento también es aplicado para reducir cicatrices, caída del cabello, alopecia o úlceras.

Este tratamiento de pequeñas infiltraciones también se utiliza para combatir el acné y reducir las ojeras.

El dióxido de carbono actúa en el cuerpo mejorando la circulación sanguínea y linfática que permite la eliminación de líquidos, devuelve la elasticidad de la piel, reduce al mismo tiempo la flacidez, elimina la pesadez y reduce la piel de naranja.

Cuando el dióxido de carbono es inyectado en el organismo aumenta el oxígeno en la zona y el flujo de la sangre, se genera mayor regeneración celular, se produce una distensión del tejido subcutáneo, liberando histamina, serotonina y catecolaminas, descomponiendo las células grasas dañinas. La piel se beneficia mucho con este tratamiento, permitiendo una piel más firme y lisa.
Su uso se basa en obtener resultados estéticos, el exceso de grasa corporal, la celulitis, las estrías, las varices, la flacidez, las arrugas o el envejecimiento, o para mejorar la salud general de la piel.

Esta terapia medica es especializada y se deben definir las dosis, el tiempo, la temperatura del gas, la velocidad del flujo que será aplicada.

La cantidad de sesiones que deben aplicarse van a depender a las necesidades de cada paciente, pudiendo realizarse entre 2 a 3 sesiones semanales. Una contraindicación importante, refiere a no exponerse al sol durante las primeras 24 o 48 horas luego de la aplicación del tratamiento de carboxiterapia.

Cada sesión puede durar entre 30 a 60 minutos; el tiempo varía según la zona a tratar. Los efectos secundarios pueden corresponder a dolores ligeros, sensación de ardor o hematomas leves en la zona. Este tratamiento debe ser aplicado por profesionales y se debe contar con un equipo programable y automatizado, el gas debe ser de tipo medicinal anaeróbico con una pureza de 99,9%.

Esther R.

 

enero 25, 2018

Deja un comentario